Tipos de piel

Aprende a identificar tu piel

La piel es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, por lo que debemos tratarla como tal. Su correcto y continuo cuidado te ayudará a prevenir problemas tanto estéticos como, sobre todo, de salud. Para ello, debes saber identificar cuál es tu tipo de piel (normal, grasa, seca, acneica o madura), ya que cada una de ellas requiere un cuidado diferente y tiene distintas necesidades.

¿Cuál es
tu tipo de piel?

Haz click para ver nuestras recomendaciones

Piel normal

Se caracteriza por mantenerse siempre bien hidratada y tener una textura compacta. Se trata de una piel equilibrada, ni demasiado grasa ni demasiado seca. Sin embargo, es inevitable que sufra los cambios naturales que experimenta el organismo con el transcurso del tiempo, lo que puede derivar en todo tipo de transformaciones.

Piel grasa

La piel grasa es que la produce un excesivo nivel de sebo, lo que origina la obstrucción de los poros. Su ventaja es que envejece de una forma más lenta que la normal. Sin embargo, requiere un cuidado mucho más escrupuloso, así como un intenso y permanente tratamiento de hidratación para conservarse en óptimas condiciones.

Piel seca

La piel seca es la que produce menos sebo de lo normal. Como consecuencia de ello, carece de los lípidos necesarios para tener el nivel adecuado de humedad y formar una barrera protectora frente a influencias externas. Puede percibirse como tirante y áspera, tiene poros finos y es más propensa a agrietarse.

Piel acneica

La piel acneica se caracteriza, como su propio nombre indica, por una abundante presencia de acné. Se trata de una piel amarillenta y espesa, con una superficie tosca, desigual y áspera al tacto. Al igual que ocurre con la piel grasa, produce una excesiva presencia de sebo, con el añadido de que en este caso los puntos negros se suelen infectar y transformar en granos.

Piel madura

La piel madura tiene disminuida su capacidad funcional, está más expuesta a los factores ambientales y tiende a desarrollar ciertas enfermedades cutáneas. Se caracteriza por ser seca y áspera al tacto, presentar algunas arrugas y un cierto tono amarillento, agravado con irregularidades en la pigmentación. Con el paso del tiempo ha perdido elasticidad y turgencia, es más frágil y cicatriza peor.

Uso de cookies de la tienda online kefus.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Cerrar aviso cookies